Seleccionar página

El término consolador está definido por la Real Academia de la lengua española como un adjetivo, usado también como sustantivo aplicado a persona  -Que consuela-  y utilizado como nombre masculino  –Aparato generalmente en forma de pene utilizado para la estimulación sexual. En inglés es Dildo y parece tener referencia a un instrumento náutico para asegurar los remos.Sin embargo datos del siglo XVII adjudican al término dill doul el significado de pene erecto.

¡Vaya!  En la historia de la sexualidad femenina vemos que No es nuevo, que el modelo androgénico sexual  nos ha dejado impronta.  Y estoy a favor de estos diseños; de hecho son muy genuinos y válidos, pero ¡qué ya es hora de cambiarles el nombre! No te consuelan de nada, no necesitas consuelo. De hecho, si los eliges como juguete sexual, los eliges de forma lúdica para que disfrutes y no para consolarte de ninguna afección o tristeza. Imagínate que a los moldes de vaginas  utilizadas para la masturbación masculina les llamaran consoladoras.  Impensable.

El punto es que creo que inconscientemente si te compras un consolador te llevas la historia con él, el duelo de tener este objeto para que “cure tu tristeza de no tener un falo que lo supla”.  Y no  te llevas la alegría de tenerlo a la disposición diaria, de usarlo en pareja o a solas y de disfrutar al máximo de este inanimado falo, que más que consuelo te dará alegrías  precedidas de muchos orgasmos o no necesariamente.

Te invito a que te observes un instante en el momento en que tienes un orgasmo: ¿te sonríes? ¿TE RÍES?? (Sí, en mayúsculas) o dejas de llorar por que aparentemente has sido “consolada? La respuesta la conoce tu cuerpo.  Nosotras en Getmine te proponemos un punto de inicio para este proceso de encuentros.

A partir de ahora, en este espacio no le llamaremos consoladores si no alegradores.  ¿Qué te parece? 

Pin It on Pinterest